Saskia Van Erven García

Una mujer con temple y coraje

Saskia Van Erven García, la mejor esgrimista colombiana del momento, es una mujer bella, luchadora, de carácter y férrea disciplina. “La esgrima, más que un deporte y un hobby es mi vida”

Saskia Loretta Van Erven García, bien podría ser la imagen perfecta para alguna revista de modas. Su mirada profunda; sus ojos color miel, que se plasman de inmediato en la mente de quienes la miran por primera vez; esa textura de la piel y su porte elegante y único, mezclada con esa fuerza, verraquera y perseverancia típicas de la mujer colombiana hacen de ella un modelo solo comparable con Atenea, diosa de la mitología griega, quien es la máxima exponente de la sabiduría, la estrategia y la guerra justa.

El carácter de Atenea cuadra a la perfección con el de Saskia, quien es una mujer a quien le ha tocado acostumbrase a las diferentes situaciones por las que ha pasado en su vida, y levantarse de cada una de las caídas que ha sufrido en este largo y duro camino del deporte, enfrentarse a personajes inútiles e impertinentes, que endurecen esta vida y hacen de ella una dura y cruel realidad.

 

Pero su alegría y fortaleza, herencias puras del colombiano, la llevan a resurgir como el ave fénix que se levanta de entre las cenizas, para ser más fuerte. Todo eso ha hecho de la esgrimista colombiana, una mujer madura, que sabe lo que quiere y hasta dónde quiere llegar.

Sus padres se conocieron en una de las tantas paradas de este deporte en Rotterdam, Holanda.  Al poco tiempo Gloria se radica en ese país lejano y desconocido, y guarda en su maleta, además del amor por Colombia y su Cali del alma, su florete (una de las tres armas que se usan en la esgrima), la careta y el uniforme blanco, para casarse con el padre de la que sería su sucesora en este deporte.

 

Sus padres se separaron cuando ella tenía ocho años de edad, pero esto no fue impedimento para que siguiera los pasos de su mentora, quien se convirtió en la persona más importante en su vida. “Mi madre es mi motor, mi orgullo y ejemplo a seguir. Su fuerza me ha impulsado a continuar, sin importar qué tan dura sea la situación por la que uno pase. Ella siempre me ha apoyado en este mundo del deporte. Todo lo que soy es gracias a ella”, indicó la esgrimista colombiana.

 

Empezó en este deporte a la edad de seis años, bajo la orientación de su mamá, pues por su corta edad no podía pertenecer a ningún club. Saskia, antes de jugar con muñecas, lo hacía con espadas, floretes y caretas que adornaban su casa. El pasillo del apartamento familiar fue por un año la pista en donde su madre le dio clases privadas, y el espejo de su habitación el lugar de práctica, en donde perfeccionaba sus movimientos.

 

A los doce años ya era una promesa. Integró la Selección Valle. Se calzó el uniforme rojo para estar en los Juegos Nacionales. La experiencia que adquirió le sirvió para coronarse en varias copas del mundo junior y empieza a aparecer en el ranking mundial.

 

También practicó el ballet por seis años, e intentó otros deportes, pero la esgrima, realmente, es su pasión. “Este deporte es algo que está en mi corazón, es mi estilo de vida”, así lo expresa Saskia al referirse a la esgrima, deporte que alterna con la fotografía, su otra pasión. Van Erven García no ha podido terminar su carrera de comunicación social y periodismo, por sus constantes compromisos deportivos.

 

Le encanta contar historias, que plasma con una buena fotografía. Hace poco abrió su propia página de facebook, en la cual sube constantemente videos y pequeños reportajes que ella misma hace y edita, con el objetivo de que las personas conozcan de sus logros y así poder conseguir patrocinio, tanto para su carrera, como para montar una escuela de esgrima de alta competencia para niños en Colombia.

 

Pero no todo ha sido felicidad en este recorrido por el deporte. Así como ha tenido momentos de alegrías, también de tristezas. Antes de competir por los colores de Colombia, Loretta Van Erven le entregó varios triunfos a Holanda, en donde participó en varios eventos en las categorías junior.

 

Pero aquel país que la vio crecer como deportista, en el momento más importante de su carrera le dio la espalda, argumentando el poco presupuesto que tenían para apoyarla. Su decepción fue tan grande, que a la edad de 20 años decide hacer una pausa en su carrera, que duró casi tres años. Pero como dicen por ahí, lo que se hereda no se hurta y ella tenía que demostrarle al mundo, que con esfuerzo, pasión y dedicación se puede llegar muy lejos. Y así empezó de nuevo llevando consigo los colores de Colombia, de la cual se siente orgullosa.

“La esgrima, más que un deporte y un hobby es mi vida”. Y cómo no serlo, si lo lleva en la sangre. Es hija del esgrimista holandés Roy Van Erven y de Gloria García Pacheco, también esgrimista colombiana, quien conquistó la medalla de bronce en los Juegos Panamericano disputados en Cali, en 1971, en esta disciplina y fue campeona en varias ocasiones en los Juegos Deportivos Nacionales, en representación del Valle del Cauca.

Palmarés

 

-Segundo lugar en el campeonato de Europa, en Poznan, Polonia, 2006.
-Sexta en el Campeonato Mundial Junior, en Taebaek City, Corea, 2006.
-Campeona Nacional de Holanda en florete 2011, 2012, 2013 y 2014.
-Campeona en florete y espada de los Juegos Nacionales de Colombia, 2008,          2012 y 2015
-Campeona en florete y espada en los Juegos Bolivarianos, en Trujillo, Perú, 2013.

-Segundo lugar en el Campeonato Panamericano, en Cancún, México, 2012.

-Oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados en Veracruz, México, en 2014.

-Medalla de bronce en los Juegos Suramericano de Santiago de Chile 2014.

-Plata en la Copa Mundo que se disputó en Cancún, México, certamen que hizo parte del calendario del ciclo olímpico, 2015.

-Medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

-Durante este periodo la deportista ha participado en diez Copas Mundo como preparación para el certamen olímpico.

Top 30 del ranking mundial. Olímpicos de Río 2016.

Junto a un grupo de ex compañeros de Indervalle, Gloria, su madre, organizó un torneo infantil en el que Saskia ganó el primer lugar. Esa fue la primera vez que compitió en Colombia. Después de eso viajaba constantemente al país.

 

“Después de tres años sin competir pude volver a este deporte, gracias a mi mamá y a Colombia. Empecé a participar en casi todos los torneos de esgrima que se realizaban en mi país, en representación del Valle del Cauca”, recuerda la deportista.

 

Saskia ama a Colombia como a nada en el mundo, extraña su comida, en especial las arepas y los pandebonos, y le encantan los fríjoles. Cada vez que puede visita a su familia en Cali, en donde disfruta cada momento alrededor de sus seres queridos: “Son mi única familia. En Holanda tengo solo a mi madre, y no conozco ni me interesa conocer a la familia de mi padre”.

  • Su primera intervención en un Campeonato Mundial de Levantamiento de Pesas en la categoría mayores fue en Almaty (Kazajistán) en el año 2014, donde ganó la medalla de bronce en arranque.
  • En el 2011 participó por primera vez en un Campeonato Mundial, fue en Lima (Perú) en la categoría junior, donde obtuvo una medalla de oro y dos de plata.
  • Ha participado en total en seis Campeonatos Mundiales de Levantamiento de Pesas: tres juveniles, dos sub-17 y uno en la categoría mayores, ganando medallas en cada uno de estos.
  • Logró 16 medallas: 9 de oro, 4 de plata y 3 de bronce.
  • Hizo presencia en tres mundiales en la categoría juvenil, 2013, 2014 y 2015, donde obtuvo seis medallas de oro y tres de plata.
  • Fue campeón mundial juvenil por dos años de forma consecutiva. Kazán (Rusia) en 2014 y Wroclaw (Polonia) 2015.
btnvolver